lunes, 26 de mayo de 2014

Relato sobre un país en pedazos



Teódulo López Meléndez

Una nación en decadencia presenta síntomas obvios. Desde los crímenes que sacuden a la sociedad hasta la cotidianeidad oprobiosa, desde el ejercicio violento del hampa hasta la escasez de calidad de vida.

En todos los ángulos tenemos ejemplos, desde la muerte de una estudiante de medicina por motivos fútiles hasta un niño disparándole a otro, desde un innegable repunte del hampa que mata por un teléfono móvil hasta los rostros deteriorados en largas colas para conseguir algo que comer.

El país está resquebrajado. No hay alimentos ni medicinas, no hay asistencia mínima en los centros hospitalarios ni la menor seguridad en las calles. Peor aún, desde el poder se habla un lenguaje demencial que ordena publicar vídeos donde supuestamente se incendia viva a una persona discapacitada o que promete, en recuerdo al caudillo, que en pocos años seremos una potencia. O que hace una petición a UNASUR solicitando se condenen sanciones al país que no son tales sino a miembros del régimen para encontrarnos que el organismo sudamericano acuerda condenar lo inexistente.

Sólo en un país decadente un régimen se puede permitir hablar desde una dislocación total. Sólo en un país desordenado los agentes políticos se pueden permitir llenar de sandeces las redes sociales. Sólo en un país donde el lenguaje se ha descaracterizado se pueden oír los lugares comunes como suprema oferta política y mostrar la desvergüenza como alta tribuna.

Este es un país con una economía hecha pedazos, con un Estado que debe a sus proveedores externos una suma superior a los 14 mil millones de dólares y que no puede pagar porque dilapidó los recursos, lo que demuestra que no habrá normalización del abastecimiento, sino puntuales arribos que pondrán a la gente a seguir corriendo hacia una cola. Destruido el aparato productivo, sin insumos primarios, con dementes que alegan las líneas aéreas se marchan debido a que enrumban sus aviones hacia el mundial de fútbol de Brasil, mientras desde el poder enloquecido se insiste en el camino equivocado.

El país está desvencijado con apenas muestras de lucha y lucidez entre sectores juveniles, aunque evidentemente interferidos, algunos de ellos, por la partidocracia, pues de otra manera no se pueden entender algunos planteamientos como la solicitud de una Asamblea Constituyente, sustituyente de la protesta, o un reclamo para que los factores enmudecidos que se revuelcan en un diálogo inexistente asuman a plenitud el liderazgo de algo que no sea de ellos mismos y de sus propios intereses.

El continente da pena. Un gobierno norteamericano presa de sus dudas y complejos, una Sudamérica enterrados sus gobiernos en el lenguaje y en la práctica decimonónicos, una OEA abandonada como trasto inservible, unos gobiernos envejecidos que se alimentan de falsa astucia. En la soledad este país se hunde en sus deposiciones.

Los países no tienen fondo, pueden caer y caer hasta el punto de que uno de los detestables niveles anteriores parezca ante el nuevo como un período soportable. Cada día será peor. Vuelve la pregunta de si los pueblos piensan con el estómago, como reza ese aserto repetido hasta el cansancio, y entonces uno mide los indicadores económicos, los índices de inflación, el deterioro del salario real, la devaluación de la moneda y el porcentaje de escasez, y concluye desconocer los tiempos de este que ya no es más que pedazos.

Un observador puede prever las más serias consecuencias políticas inclusive sin olvidar las condiciones externas de un mundo al garete y en pésimas manos. Un hombre de pensamiento llama a regenerar tejidos, a formar piel nueva, a tapar los boquetes que esta desidia e ineptitud han horadado en el cuerpo de la república. Para ello hay que apelar a las ideas y a la decisión. Si seguimos en este ritmo que nos han impuesto los fatídicos actores de esta degeneración de la política ya no habrá nada a reconstruir. Hay que romper el juego perverso, mediante la insurgencia de quienes reclamen el liderazgo y lo arrebaten de las manos impúdicas a estos actores de vaudeville.


Chronicle about a country in pieces

by Teódulo López Meléndez
A nation in decay displays obvious symptoms. From crimes shaking society, to opprobrious daily nature; from the violent exercise of the criminal underworld, to the lack of quality of life.

At all angles we have examples, from the death of a medical student for trivial reasons to a child shooting another; from an undeniable rise of the  gangland slaying because of a mobile phone, to the aggravated faces waiting in long lines with the hope of getting to purchase something to eat.

The country is cracked. There is no food, neither medicine; no minimum assistance in hospitals, nor the smaller safety in the streets. Even worse, from the government power, an insane language is spoken ordering to publish videos where, supposedly, a disable person is set on fire while still alive; or promising, in memory of the “caudillo” – the leader –, that in a few years we will be a world power. Or, who makes a request to UNASUR – Union of South American Nations – calling to condemn the sanctions against the nation, which are not such, but to the members of the regime; to later find out that the South American organization resolves to condemn the nonexistent action.

Only in a decadent country, a regime may allow itself to speak from a total disarticulation. Only in a chaotic country, the political actors can afford to overflow social networks with nonsense. Only in a country where the language is trivialized, common platitudes are heard as the supreme political offer and impudence is shown as a high tribune.

This is a country with an economy in tatters, with a State in debt with their external suppliers for a sum over 14 billion dollars, which cannot be paid because it squandered its own resources demonstrating that there is no normalization of the internal supply system, but isolated arrivals that will put people to keep running into a queue. With the productive structure destroyed, with no primary supplies, with lunatics alleging that airlines are leaving because their planes have been directed to the World Cup in Brazil, while the demented power insists on the wrong track.

The country is bewildered with a few signs of fight and lucidity amongst youth sectors, although obviously interfered, some of them, by the “partidocracia” – term used to  describe a democratic system where the political parties assume the effective sovereignty -, otherwise  some approaches such as the request of a Constituent Assembly, a  protest substituent, cannot be understood; or a complaint to the muted factors wallowed in a absent dialogue, to fully assume the leadership of anything but themselves and their own interests.

The continent is an embarrassment. An U.S. government prisoner of its own doubts and complexes; a South America with its own governments buried in the nineteenth-century language and practice, an OAS left like useless piece of junk, some aged about governments that feed on false cunning. In solitude, this country sinks in its stools.

Countries do not have a bottom, they might well fall and fall to the point that one of the detestable previous levels may seem bearable in comparison with the new one. Every day will be worse. Back to the question of whether people think with their stomach, as this assertion states, repeated ad nauseam and then, one measures economic indicators, inflation rates , decline of real wages , devaluation of the currency and the percentage of scarcity and, one concludes to disregard the times of this one, no more than pieces.

An observer can anticipate the most serious political consequences even without forgetting the external conditions of a world adrift and in terrible hands. A thinking man calls to regenerate tissues, to create new skin, to cover the gaps that these apathy and ineptitude have punctured in the body of the republic. For it, we must appeal to ideas and decision. If we continue at this pace, imposed by the fateful actors of these degenerate politics, there will be nothing to rebuild. The perverse game must be broken by means of the insurgency of those whom were to demand the leadership and snatch it from these vaudeville actors’ unashamed hands.

Traducción al inglés de Dirlay Castillo @ddcastilloy


Audio: La Europa sacudida




miércoles, 21 de mayo de 2014

The Constituen that does not reform




by Teódulo López Meléndez

While the Constitution is subject to appeals, and it is quoted with a longing to see it, and it is mentioned any of its articles every day with an invocation that mimics a prayer; at the same time it is proposed a National Constituent Assembly to liquidate it, to reform it, to modify it, or simply; to tamper it.

If exterminating from its pages the conception of a socialism of the XXI century were to be pursued, it is worth remembering that there is none of that in it. If the causes of our distorted and malicious present were sought, such a search would be anomalous seen that from those who oppose the regime, its faithful compliance is required every day. If the objective was to pull out of rennet the "Plan of the Nation", made already a ​​law, absurdly and in violation of all that in legal terms can be considered such, the action would be futile given that it is not in it.

If a reform of style were to be pursued, a removal of the dreadful language which violates everything conceivable from Spanish, with its fad to believe that the woman is honored if distinguishing “boys” and “girls” when speaking instead of using the generic word “children”, leaving battered the language of Cervantes; for then we would prepare for another formula under itself to modify it or amend it. Or, maybe if a Constituent was announced with a specific project of modifications, we would dare to point out no presidential reelection, removing the Legislative Councils of the States and their replacement by an Assembly of Mayors, and the extermination of excessive presidential rule.

We understand that a Constituent is convened for that purpose, but not here. Here is presented as " The Constitutional Exit", that is, as a way to topple the government without getting the hands dirty, which is commonly called “Coup”, as a surgical procedure done with latex gloves where eminent people, not knowing what to do to respond to a country weary of so many evils harassing it every day, resort to that layer of hypothetical legal protection to tell an exhausted society that the "exit is constitutional”. In the best case, to get to the next election, where the owners of the "unity” as blackmail would reach climax.

The Constituent is sought as a simple and transitional provision adjourning the period of public bodies, including clearly the president, and calling for new general elections. They find it so easy. The objections just leave the CNE (National Electoral Council) or voting machines. Some of us see it differently: The cessation of the protest to collect signatures, setting another Tascon’s list, modifying circuits, violent impediments for signatures to reach their destination, the summons, the act of voting and, of course, the results. If they could overcome such roadblocks, we have to look at this latter. A majority willing to write the famous "Transitional Provision" could make Jose Tadeo Monagas look like an innocent infant without a mouth opened Fermín Toro. A government majority would remove the Bolivarian Republic of Venezuela to arise the Popular Socialist Republic of Venezuela.

Here it is not even about that goofy mania that lawyers call constitutionalism or resolution to believe that everything can be fixed by changing the basic text. Since many constitutions have had this country. It is about a clumsy maneuver, an approach to end protests, for "channeling through legitimate means" the urge to leave the government, the political leadership responses without a verb, no program, no ideas, no strategy, no tactics, without talent.

Here we are in a political battle, not a trinkets or magicians fair where we are asked to respond under which of the three cards the coffee grain is hidden. Here, the Instituent Power is required, the daily exercise of democracy which dents totalitarianism, the daily discussion of connected citizens that imposes lines and decisions, the quotidian action that goes imposing substitution parameters for elites and the shameful circumstances. The Instituent Power does not collect signatures, deliberates. The Instituent Power does not go to the CNE, change cultural paradigms. The Instituent Power does not meet for a delimited time, but does so daily, changing daily, “instituting and de-instituting” and that is why the original sovereignty rests with the people, which shall exercise without constituents.

Traducción al inglés de Dirlay Castillo @ddcastilloy


martes, 20 de mayo de 2014

La Constituyente que no reforma



Teódulo López Meléndez

Al tiempo que se apela a la Constitución, que se le cita con el anhelo de verla, que se menciona cada día alguno de sus artículos con una invocación que parece rezo, al mismo tiempo se plantea la necesidad de convocar una Asamblea Nacional Constituyente para liquidarla, para reformarla, para modificarla o, simplemente, para manosearla.

Si lo que se procurase fuese exterminar de sus páginas la concepción de un socialismo del siglo XXI es menester recordar que en ella no hay nada de eso. Si se buscase en ella las causas de nuestro presente distorsionado y malévolo resultaría anómala tal búsqueda visto que desde quienes se oponen al régimen se exige cada día su fiel cumplimiento. Si el objetivo fuese sacar de cuajo el “Plan de la Patria”, ya hecho ley, de manera absurda y en violación de todo lo que en términos jurídicos puede considerarse tal, pues la acción sería vana dada que en ella no está.

Si se procurase una reforma de estilo, un eliminar del pésimo lenguaje que viola todo lo concebible del español con su manía de creer que a la mujer se le honra con “niños y niñas” dejando maltratada la lengua de Cervantes, pues entonces nos aprestaríamos a otra fórmula prevista en ella misma para modificarla o enmendarla. O tal vez si se anunciase una Constituyente con un proyecto concreto de modificaciones, nos atreveríamos a señalar no reelección presidencial, eliminación de los Consejos Legislativos de los estados y su sustitución por una Asamblea de Alcaldes y exterminio de un excesivo presidencialismo.

Entendemos que una Constituyente se convoca con esos fines, pero aquí no. Aquí se plantea como “la salida constitucional”, esto es, como la vía para tumbar al gobierno sin mancharse las manos de eso que comúnmente llaman “golpe de Estado”, como un quirúrgico proceso con guantes de látex donde los eminentes que no saben qué hacer para dar una respuesta a un país harto de tantos males que cada día lo acogotan, recurren a esa capa de protección supuestamente jurídica para decir a un pueblo harto que la “salida es constitucional”. En el mejor de los casos, para llegar a la próxima elección donde los dueños de la “unidad” como chantaje llegarían al clímax. 

Lo que se quiere con la Constituyente es simplemente una disposición transitoria que declare terminado el período de los órganos públicos, incluido al presidente claro está, y que se convoca a nuevas elecciones generales. Lo ven tan fácil. Las objeciones apenas parten del CNE o de la votación por máquinas. Algunos lo vemos de otra forma: el cese de la protesta para recoger firmas, el establecimiento de otra lista Tascón, la modificación de circuitos, los impedimentos violentos para que las firmas lleguen a su destino, la convocatoria, el acto de votación y, por supuesto, de los resultados. Si lograsen vencer tales barricadas hay que mirar a este último. Una mayoría dispuesta a redactar la famosa “disposición transitoria” podría hacer quedar a José Tadeo Monagas como un niño de pecho sin que un Fermín Toro abriese la boca. Una mayoría oficialista haría desaparecer la República Bolivariana de Venezuela para que surgiese la República Popular Socialista de Venezuela.

Aquí no se trata ni siquiera de esa torpe manía que los juristas llaman constitucionalismo o empeño en creer que todo se arregla cambiando el texto básico. Ya bastantes constituciones ha tenido este país. Aquí se trata de una maniobra burda, de un planteamiento para acabar protestas, para “encauzar por vías legítimas” el ansia de salir del gobierno, de respuestas de una dirigencia política sin verbo, sin programa, sin ideas, sin estrategia, sin táctica, y sin talento.

Aquí estamos en un combate político, no en una feria de baratijas o de magos que piden respondamos debajo de cuál de las tres cartas tienen escondido el granito de café. Aquí se requiere Poder Instituyente, el ejercicio diario de la democracia que mella al totalitarismo, la deliberación diaria de una ciudadanía comunicada que impone líneas y decisiones, una acción cotidiana que va imponiendo los parámetros de sustitución de élites y de las circunstancias vergonzosas. El Poder Instituyente no recoge firmas, delibera. El Poder Instituyente no va al CNE, cambia paradigmas culturales. El Poder Instituyente, no se reúne por un tiempo delimitado, sino que lo hace a diario, cambiando a diario, instituyendo y desinstituyendo  que para eso la soberanía originaria recae en el pueblo, la que deberá ejercer sin constituyentistas.


miércoles, 14 de mayo de 2014

Congelado





Teódulo López Meléndez

Walt Disney no está criopreservado. La especulación de que aquel que dio su nombre al vasto imperio de Disneylandia estaba entre -80 y/o -196 grados C esperando por una cura milagrosa que la ciencia descubriría en los siglos por venir resultó ser eso que comúnmente se llama “una leyenda urbana”. Todo indica fue cremado como se hace ahora con cualquier mortal en Venezuela, especialmente desde que no hay cemento para sellar las tumbas y dificultar la labor de los gusanos.

“El diálogo está congelado”, se nos dice y uno recuerda a Disney, cuando en verdad se trataba de Ted Williams el más famoso de este método que los científicos llaman infalible para esperar en la paz de las bajas temperaturas los milagros del futuro. Es claro, como señalásemos en otro texto, que el récord de Kissinger y Le Duc Tho negociando en París la suerte de Viet Nam, sería derogado porque los récords existen para superarlos, a la manera que los buenos deportistas hablan del tema. Lo que no podíamos esperar era la aplicación del frío para disminuir las actividades de las células y mantener el diálogo en condiciones de vida suspendida, esto es, no está muerto, sigue vivo, pero espera el mañana.

La nanotecnología llegará hasta la suplantación de los órganos por ingesta, nadie lo duda. El que no puede superar las enfermedades del presente se congela, recurre al método de la criopreservación, uno que aseguran conserva la memoria y hasta los deliciosos vicios del pasado. Recurrir en política a “congelado” no es más que negar la muerte, no es otra cosa que el anuncio de una resurrección deseada bajo confianza absoluta en los alquimistas que manipulan células y actividades biológicas y bioquímicas.

Se dice que esas bajas temperaturas equivalen al punto de ebullición del nitrógeno líquido, algo así como una rebelión estudiantil que lo lleva a uno a la revisión de las plazas famosas, desde Tlatelolco hasta Tiananmen, en procura de una respuesta a ese repetido lugar común que asegura estudiante no tumba gobierno y que hace ver antecedentes de estos que en la contemporaneidad se han llamado “indignados” o ir más allá hasta meter las narices en los procesos del Medio Oriente, digamos que bastaría entre las pirámides de Egipto.

Los métodos inteligentes de combate están todos inventados. Persistir en algunos que equivalgan a entregar presos cada día o heridos o muertos o torturados o desaparecidos, pareciera no conveniente, a no ser a las mesas que fueron a diálogo forzado por esa vanguardia heroica y al régimen que se vio obligado también por ellas en recurrencia a operativo comúnmente designado en las reacciones bioquímicas como lavado de cara.

Está congelado, lo que equivale a decir han sido detenidas todas las reacciones que producirían la muerte de esa célula. Las cenizas de Walt Disney entendemos están enterradas en el Forest Lawn Memorial Park Cemetery y no podrá salir con la MUD reencontrada con pasitos pa’tras en la fabricación de nuevas y maravillosas fantasías. La criopreservación apuesta a largo, es la respuesta en un país donde muere el sabio Convit y no se decreta Duelo Nacional, es el empirismo en las ciencias políticas reducidas a pragmatismo criopreservado, a argucia de regeneración en procura de una “mayoría suficiente”, la asistencia a que la calle se agote porque nadie se las canta a los estudiantes exigiéndole modificación de tácticas y reconsideraciones estratégicas de alta inteligencia.

Se puede permitir a la imaginación imaginarse criopreservadas a las figuras que han decretado la criopreservación. Serán iguales. En el campo de la política parece asechar la vieja conseja de que lo único que sirve es el bisturí y cortar por lo sano. Hágalo esta generación, sin caer en la trampa de las ofertas en consejos municipales y Asamblea Nacional y menos en la nueva arma que aparece sobre sus cabezas: el sofisma. No se hagan Poder Constituyente. Háganse Poder Instituyente.


jueves, 8 de mayo de 2014

El cubo de Rubik





Teódulo López Meléndez

Ernő Rubik  inventó el famoso cubo que llevaría su nombre como una simple herramienta escolar, como un instrumento para hacer entender a sus estudiantes de arquitectura los objetos tridimensionales, pero había allí un tema estructural representado en cómo mover las partes independientemente sin que el mecanismo entero se derrumbara.

La resolución del rompecabezas pasa porque cada una de las seis caras vuelva a hacerse de un solo color. En este nuestro cada día hay fuego en alguna universidad, caen presos y heridos, las “autoridades” enumeran cuántos de los estudiantes han sido sacados de los campamentos para sumarse a la lista de detenidos, cada día sabemos de alguna violación a los Derechos Humanos y una imagen de un joven en peligro nos conmueve.

El cubo tiene extensiones internas ocultas. No sabemos si el “diálogo” es elástico o si se realiza. A veces escuchamos que una reunión desconocida ha sido aplazada y nos damos por enterados que las piezas centrales de todas las caras son cuadradas, pero que hay un ignoto mecanismo central para que todas las piezas quepan y giren alrededor.

El cubo tiene tornillos y cada cabeza de tornillo un resorte. Ello hace que el conjunto se mantenga intacto, pero uno presiente que la escasez, la carestía, la falta de agua, los apagones y la sangre de los estudiantes aflojan los tornillos, aunque los operadores aprietan o aflojan para modificar la tensión del cubo. Se pretende, como en las últimas versiones del cubo, poner remaches en lugar de tornillos para que el cubo se haga definitivo, estable, pieza en búsqueda de una suficiencia que podamos llamar coalición.

El cubo tiene piezas aristas. Pareciera que desarmarlo sólo requiere resolución. Las piezas centrales con caras coloreadas y las diversas combinaciones, nos demuestran complejidades, aunque demostrado está que bastaría quitar una pieza para dejarlo desarmado, para que deje de ser cubo, para que pase a ser multiplicidad de piezas en busca de conjunto hacia la construcción de una democracia de este siglo.

El cubo está lleno de acciones juveniles y de silencios, de afirmación juvenil de voluntad y de políticos negando, como cuando se produce la afirmación-negación de “mi partido no irá a la coalición” o cuando se usa Twitter para negar en determinado sitio de la ciudad exista una protesta.
Juegan con el cubo. Han convertido al país en el cubo de Rubik. Lo han venido haciendo un mecanismo-crucigrama sin palabras, sólo de colores a acomodar, de caras a poner de un solo color, mientras el dictador del cubo amenaza con dejar sin asistencia consular a los cientos de miles de compatriotas que viven en los Estados Unidos o describe fantasiosos planes económicos que llenan los estantes a falta de productos.

Las manos están sobre el cubo. Cada día mueven sus pequeños cuadrados y en cada movimiento caen venezolanos aplastados por las paredes de los pequeños cuadrados. El país debe salirse del cubo. El desmontaje del cubo tiene vanguardia, lo que le falta es reconocimiento a su condición de vanguardia que no parece dispuesta a cometer los mismos errores de correr a ensartarse en los cuadrados para ser concejales o diputados.

Las mentes no pueden ser cuadradas. No pueden permitir las manotas sigan acomodándolos por colores, atornillados para que el conjunto desafíe las leyes de la gravedad política y permanezca como un cubo que flota en desafío de todas las leyes de la física.