miércoles, 13 de marzo de 2013

El relativismo moral de una república obsoleta









Teódulo López Meléndez
Entre judíos y cristianos hay la coincidencia de mirar la historia del mundo como una lucha histórica entre el bien y el mal, o lo que es lo mismo, entre Dios y Satanás.

En la política venezolana la presencia creciente de signos religiosos en ambos bandos nos ha llevado a una polarización extrema. No será tanto porque el concepto religioso de bien y mal sea absoluto. Debe serlo porque la conversión del chavismo en religión, signo que fue señalado por la encuestadora @hinterlaces entre los descubrimientos de sus estudios de opinión, ha sido respondido por el candidato opositor con una indicación de ser la nuestra una lucha entre el bien y el mal. Se supone que los electores escogerán al bien y no al mal, determinando de esta manera una cuasi verdad teológica.

El tema que nos planteamos algunos venezolanos es que quizás esta lucha entre el bien y el mal sea una falacia. No hay duda que el bien existe, pero tenemos serias dudas sobre la existencia del mal. Quizás podamos acotar que padecemos una escasez de bien.

Hemos llegado a los extremos de señalar apellidos como pecado, frente a lo cual observamos una simple curiosidad: Capriles y Radonsky son judíos ambos, sefardí o “marrano” el primero y esquenazi (o de Europa oriental) el segundo. Maduro y Moros son ambos sefardíes o “marranos”. Recordemos que se dio en llamar “marranos” a los judíos españoles  obligados a convertirse al catolicismo pues a pesar de ello conservaron aversión por la ingesta de carne de cerdo. Nadie tiene derecho por esta coincidencia a proclamar inelegantemente que estamos ante un enfrentamiento judío. Quizás sería mejor recordar que somos un país tradicionalmente abierto a fuertes corrientes migratorias.

No pretendemos determinar buenos y malos luego de haber asegurado que quizás todo se reduzca a una ausencia de bien. No obstante cabe preguntarnos con qué valores se mide esta dicotomía falsa y pensamos que lo es con una de relativismo moral. Más que divagar sobre este tipo de criterio que podría llevarnos a meternos en la cultura, en el medio social o en los parámetros de la época, podríamos más bien concluir en un simple despropósito: la política en Venezuela ha asumido valores de guerra religiosa para sumarnos un nuevo vicio, el del relativismo moral para jugar al poder.
En ese sentido, y contra todos los valores que han caracterizado a este país, casi se nos reproduce una guerra de religión, casi divididos entre católicos y hugonotes como en Francia de 1562-1598 o tal vez involucrarnos en conceptos como el de “guerra santa” o el de “guerra justa”.

Si queremos recordar más la implicación de relativismo caemos en el territorio de una república obsoleta. Los razonamientos dados por el opositor para justificar su candidatura, basándose en citas repetidas “no podemos dejar…”, demagogia elemental,  o el uso excesivo de la muerte del presidente por sus partidarios nos sitúan más bien en una parodia de relativismo. Era de esperarse, hasta cierto punto de manera lógica y natural, que la campaña electoral subsiguiente a la muerte del presidente tuviese un giro marcado en torno al hecho, pero los excesos de ataque sobre un inmodificable estado de opinión constituye torpeza, como el uso exagerado del cadáver. Al menos desistieron los oficialistas de una enmienda constitucional inmediata para hacernos votar junto a la elección presidencial por una medida destinada a entronizar a Chávez al Panteón Nacional.

Tendremos elecciones el 14 de abril, lo que significa que el cese de la campaña obligado de los días previos no será tal, dado que volveremos a ver la celebración de los acontecimientos del 12 de abril de 2002 planteados como fecha victoriosa y no como abuso o transgresión de lapsos de campaña. Es que este país venezolano nada es casual. Ante el anuncio de la venta de Globovisión, el propietario Guillermo Zuluoga dirige una carta a sus empleados donde incluye esta frase: “El año pasado, tomé la decisión de hacer todo lo que estuviera en nuestro poder, a riesgo del capital de los accionistas y conscientes de las implicaciones que esta actitud podría traer, para lograr que la oposición ganara las elecciones de octubre”.

Las guerras, como la que se nos ofrece con traje de democrática campaña electoral, siempre deben ser teñidas del componente religioso como elemento movilizador. De allí este falsificado enfrentamiento del bien y el mal. Siempre se trata de crear un héroe, uno que no murió por muerte natural sino asesinado por algún adversario imperialista. Como siempre que se va al combate político en los términos de relativismo moral los fanáticos de ambos bandos, en su búsqueda falsa de encarnar el bien y de derrotar al mal, demuestran la obsolescencia de esta república nuestra. Los términos de la batalla son lejanos, inadecuados, cómplices y miserables. La única acción religiosa que lograrán será la de un funeral por la difunta república y no será precisamente un funeral de Estado.  

@teodulolopezm





No hay comentarios: